29 de noviembre de 2009

Remake con estilo: Casshern Sins


Casshern es un viejísimo héroe creado por ahí de los 70 por la compañía Tatsunoko. Siguiendo la receta de robots como Astroboy combinando algo de Ultraman en la fórmula, fue que dieron forma a este personaje para su propia serie titulada Neo-Human Casshern, donde este se dedica a pelear por el bien de los humanos y robots contra el malvado Braiking Boss, cuyo objetivo es el de crear un imperio de robots a costa de subyugar a los humanos y eliminar a los opositores. La serie fue transmitida por ahí de 1973 (según la wikipedia), con 35 episodios que pueden ser vistos por Youtube en un perfecto y entendible japonés. La cosa se la llevaron calmada, pues no fue si no hasta 1993 que lo revivieron para unas ovas tituladas simplemente Casshern: Robot Hunter. Más tarde, por el 2004, harían una película live action que la neta no se me antoja (no soy yo, son los japos y sus cutres actuaciones) la cual generó sentimientos encontrados al ser muy similar a un video musical. Después de eso, tuvieron que pasar 4 años para que armaran el proyecto SINS con el fin de revitalizar a este personaje en una historia totalmente nueva: Casshern Sins.

La historia de Sins es totalmente ajena a cualquier otra en la que Casshern haya participado. Lo único que tiene en común con aquella vieja serie de los 70s es el nombre de los personajes principales, de ahí en fuera todo es distinto, desde el diseño hasta la actitud de cada uno de los que reaparecen en este nuevo anime.



 Todo comienza con la presentación de Casshern frente a una chica llamada Luna advirtiéndole que viene a matarla. Eso es todo el hilo argumental que nos ofrecen para empezar y puede ser hasta confuso porque al iniciar el episodio vemos de nuevo a Casshern pero ahora partiendo cabezas de robots perturbados aquí y allá mientras estos buscan devorarlo a toda costa. El ignora porqué los está matando o como llegó hasta ese extremo, únicamente sabe lo que los otros robots dicen y no es algo muy bueno. Los rumores lo responsabilizan de la ruina en el mundo debido a que asesinó a la salvadora, al sol que llevaba como nombre Luna y además, por si no tuviera suficiente con saber que se cargó al mundo, se cree que devorándolo se podrá curar la ruina para siempre obteniendo la vida eterna. Lo anterior es un punto importante que te dejan ver nada más empezando aunque será lo único con lo que te amarrarán durante buena parte de la serie, porque el personaje no tiene ningún recuerdo de nada y tampoco ninguna meta más allá de saber quién es.

La ruina es la causa por la que el mundo es un lugar decadente en esta serie. Se trata de una especie de peste o enfermedad que se cierne sobre todas las cosas que existen, incluso los robots se ven afectados de manera dramática dado que la ruina les otorga una mortalidad semejante a la de los seres vivos. El robot es consumido por un deterioro progresivo e irreversible impidiendo incluso que las partes afectadas puedan ser reparadas dejando como salidas la muerte del robot o la obtención de piezas sin arruinar, el único inconveniente con esta salida es que nada nuevo es creado en este mundo. Lo anterior es desencadenante de una locura colectiva entre los robots que temen a la muerte y buscan por cualquier motivo evitarla, desde arrebatar piezas sin arruinar a otros robots hasta buscar al mítico Casshern para así devorarlo y obtener la vida eterna.

El anime corrió por cuenta de Madhouse teniendo por director a Shigeyasu Yamauchi… si no lo ubican, es el mismo que alguna vez haría de director en las primeras 13 OVAS de Saint Seiya y de la aguada película Saint Seiya Tenkai-hen Josō: Overture. Como en esta última, el anime rebosa de una bonita y cuidada animación donde a pesar de que el mundo en el que se encuentra es un enorme terreno yermo carente de otro color ademas del gris, resulta cautivante como juegan con los contrastes que generan los personajes y su estética muy de los 70s (robots genéricos con cuerpo de boiler incluidos). El diseño de cada uno está muy cuidado y es de los que más me ha gustado.


La serie es excesivamente pausada, pesada y cansada. El protagonista no ayuda mucho a hacer más dinámica la historia y le toma un buen rato en decidir cual es el objetivo o meta que busca redundando constantemente en la ruina que dicen que liberó, siempre buscando respuestas sobre como fue que se cargó al mundo y si hay alguna forma de expiar sus culpas.
Casshern Sins juega con nuestra paciencia, pues no es sino hasta la mitad de la serie (tiene 24 episodios) que más o menos se decide por hacer algo de su vida además de solo lamentarse. Conoceremos más personajes a lo largo de la travesía de Casshern, alguno de ellos dice conocerlo de antes de la ruina buscando por lo general vengarse o destruirlo, mientras que otros comparten con él su estilo de vida mientras conviven con la ruina sintiéndose más vivos que cuando no existía, pues el saber que tarde o temprano se terminará todo les hace disfrutar la vida que les queda. Estos personajes terminan siendo una importante bocanada de oxigeno, porque, si no fuera por ellos, tal vez no habría podido terminar de ver esta serie hasta el final.

En el apartado sonoro no puedo alabarlo mucho porque a pesar de contar con un buen catalogo en su BGM, no deja de sentirse repetitivo, da la sensación de que se trata siempre de la misma canción pero con otro ritmo. Este efecto de deja vu se ve atenuado porque realmente repiten más ciertas tonadas que otras. De los temas de apertura y cierre no me quejo, te terminas encariñando con el tema Aoi Hana y del cierre creo que me gustó el segundo aunque creo que me pudo más el video que la canción.

Recomiendo que la vean mas no puedo decirles que está buena. Para el animero promedio que solo ve comedias romanticas o shounens marca Naruto o Bleach, esta serie les puede parecer harto lenta o que simplemente no avanza. Personalmente la disfrute y la odie, por un lado me gustaba el diseño y motivación de cada personaje pero por el otro, me resultó cansina, me estoy repitiendo pero tengo que insistir pues si no fuera porque la veía semanalmente no creo haberla tolerado de un solo jalón por lo horriblemente monótono que podía llegar a ser. Fuera de todo lo demás, resulta una buena historia acerca de la importancia de la vida y la muerte.


Ya como despedida los dejo con la entrada de la primera serie que me parece curiosa. La canción me gusta :D.


Si buscan material de Casshern como el anterior tema de apertura, imágenes y demás chunches, no duden pasarse por su versión paralela ;).

Nos leemos luego.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada