9 de noviembre de 2009

Análisis de Silent Hill Origins

Originalmente preparado y publicado para el PSP, resulta que por algún motivo, a algún directivo de KONAMI le pareció que sería buena idea pasarlo a la PS2, ya sea con el fin de abarcar más mercado o por el hecho de que no esperaban grandes ventas en la plataforma portatil de Sony… en fin, gracias a esa desición fue que cayó a mis manos una copia del juego para la PS2, lo que me permitió elaborar este análisis.

Cronológicamente, esta edición está ubicada antes del primer Silent Hill, por lo que si no haz jugado ninguno antes puede que te des una buena spoileada o no entiendas muchas referencias que te sueltan, al menos del primer y tercer juego. La historia es bastante convencional y no se quiebran mucho la cabeza para meterte en el pueblo. Todo comienza cuando Travis, un camionero de tiempo completo, se ve forzado a frenar bruscamente cuando una persona cae en medio del camino, intrigado por saber que le pasa a esta persona, baja para saber que tal está pero no ve a nadie, solo a una niña a lo lejos que al verlo huye. Contra todo sentido común, el buen Davis decide abandonar su camión y perseguir a la niña en medio de la oscuridad de la carretera sin nada más que su fiel lamparita de bolsillo. Caminando sin  mayor guia que la carretera llega hasta una casa en llamas donde oye un grito desde su interior. Una vez más decide hacer caso omiso a su razón y en vez de eso sigue a su instinto Lassie para armarse de valor y entrar a la casa a rescatar a quien estuviese dentro, cuando logra encontrar a la persona, que aparentemente es una mujer y esta inconsciente en medio de las llamas, la lleva afuera a terreno seguro abriéndose paso entre fuego y escombros, cumplida su misión, el buen Travis pierde el conocimiento quedándose tirado junto a quien acaba de salvar, cuando despierta, ya está en Silent Hill descansando en una banca. Ok, si la historia no les parece convincente, les será grato saber que lo primero que se le cruza en la cabeza al camionero este no es donde quedo su camión o porque fue dejado ahí sin nadie alrededor, no, quiere saber que fue da la chica a la que salvó y si está bien, vamos, un buen tipo como los que ya no hay.




Fuera de la profundísima historia inicial, estamos ante un Silent Hill con toda la mecánica a la que todos estamos acostumbrados, la fórmula es sencilla: nos dan una pista, la marcamos en el mapa, vamos donde nos dicen, nos perdemos, resolvemos puzles, nos perdemos, enfrentamos criaturitas, otro puzle, nos perdemos, encuentro con jefe, solución; Así es a lo largo del juego, la mayor variación se da cuando aparece un personaje que nos resuelve parte del enigma que rodea la historia del juego, pero no se entusiasmen, son los menos. A lo largo del juego también se nos va revelando la historia de nuestro protagonista quien no es tan normal como aparentó en el principio (un camionero desinteresado es anormal aquí y en china) pero bueno, creo que no ya no puede haber un Silent Hill que no involucre al buen Mason sin protagonistas con alguna especie de trauma.

Su sistema de juego es parecidísimo al resto de los Silent, avanzas hacia delante, hacia atrás, de lado, apuntas con un botón y disparas con otro, sale, que no le metieron mucho presupuesto a eso de la innovación pero tampoco es que esperara mucho de un juego que salió originalmente para PSP. Su dificultad es bastante baja, aunque se juegue en dificil, de hecho, la única diferencia es que los monstruos bajan más y te dan menos balas y chunches para curarte, de ahí en fuera les puedo decir que es muy similar una dificultad con otra y como me acostumbré a pelear mano a mano con las criaturas pues resulta en lo mismo, de hecho, algo que si vale la pena destacar es el hecho de que las armas cuerpo a cuerpo tienen un número de usos limitado, ya no es la barra oxidada con la que partías cuanta cabeza se te pusiera en frente, de eso ya no más, pedazos de fierro así te duran hasta 8 golpes o 3 dependiendo de cuanta fuerza imprimas al dejar presionado el botón de ataque para agarrar vuelito, esto se me hace un acierto pues ahora nos lo pensamos dos veces antes de enfrentarnos a cuanta cosa se nos ponga en frente, siendo menos el Dynasty Warriors que era antes cuando nos dedicábamos a peinar el escenario de todo aquello que era distinto a nosotros.

En el aspecto técnico flojea un poco aunque es comprensible si se tiene en cuenta que estaba pensado originalmente para una pantalla panorámica de 4 pulgadas y no una de 32, de hecho, en el apartado gráfico no está tan mal, se ve como Silent Hill 2 solo que con más color aunque tampoco es algo que se aprecie mucho considerando que estaremos a oscuras buena parte del juego, los personajes no se ven tan acartonados fuera de las cinemática como uno esperaría y el diseño de las criaturas, que aunque no sorprende (lo siento, me estoy volviendo menos impresionable), se ven bastante bien. En cuanto a lo sonoro,  esta bien. En gran parte del juego estamos en silencio o eso percibimos gracias a que la mayoría de la música está preparada para acoplarse con los escenarios, es hasta los momentos fuera de juego que la música ya se hace notar y puedo decirles que está buena, además de que conserva ese toque macabro de las anteriores entregas, donde se ganó el corazón de más de uno.

Pues estamos ante otro Silent Hill que para bien o para mal esta hecho más con las formulas del primero que con los últimos a la fecha, esto es bueno y malo, bueno si buscas una experiencia similar a la vivida con el Silent original a la vez de que revela partes de la historia que no terminaron de revelarse, mala por el hecho de no innovar en prácticamente ningún aspecto, pero bueno, si eres fanático de hueso colorado no le vas a hacer el fuchi.

Nos leemos luego.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada