30 de octubre de 2015

El realístico Unreal World

Cuando alguien me dice que cierto producto es indie de inmediato vienen a mi cabeza canciones raras de las que abundan en Jamendo, cine que solo la gente en el medio entiende y juegos hechos con calidad igual o peor que la de un Super Nintendo con mecánicas originales por no llamarlas extravagantes.


No estoy insinuando que lo indie sea malo, su participación resulta una bocanada de aire fresco en un medio asfixiado por repeticiones de fórmulas para generar ganancias rápidas y seguras. Para mi las producciones independientes se les puede reconocer por presentar innovación. Precisamente cuando toqué Unreal World no sabía que estaba ante un completísimo juego de supervivencia con toques RPG con un mortal realismo que choca demasiado a lo que uno está acostumbrado.

La primera versión de este juego viene desde una fecha tan lejana como lo es 1992, desde entonces no han parado de añadir más funciones en pos de perfeccionar y hacerlo un poco más apto para humanos.


¿De qué trata?


En este juego tomamos el rol de un habitante de Finlandia (o su equivalente) en plena edad de hierro. El único objetivo es sobrevivir. ¿Sencillo? Claro, imagina que te soltaran ahora mismo en un bosque sin nada más que unas cuantas prendas y un cuchillo, así es Unrealworld. Dependes de ti mismo para salir adelante, ya las decisiones que tomes determinarán si pasaras bien ese día o empezarás a morir lentamente si es que antes no te aniquila cualquier cosa que te encuentre en el bosque.

Para sobrevivir, cuentas con habilidades y conocimientos que puedes traer desde el inicio o que tendrás que desarrollar como cazar, pescar, conservar alimentos, identificar plantas, curtir pieles, crear herramientas, etcétera.

No estás solo, el bosque está vivo y sus espíritus te observan, ya dependerá de ti decidir cómo quieres estar con ellos... pero viendo cuan palpables son los efectos de estos espíritus, no es de extrañar que uno busque siempre su favor en un mundo que no te regalará nada, por otra parte, NO quieres tenerlos en tu contra.

Gráficas

De eso no hay mucho que decir. El juego en sí se desarrolla en pixeles. Las pocas imágenes que hay son de personas o lugares reales. Por ese lado debo reconocer al desarrollador por sortear el problema de no contar con un dibujante o diseñador. Fuera de las imágenes que indican que hace tu personaje, el juego pide mucho a la imaginación y para aquellos nacidos después del 2000, puede ser una experiencia demasiado pixel.


Mecánica

En cuanto a mecánica de juego, debo admitir que puede resultar bastante pesada para el jugador casual acostumbrado a solo unos cuantos comandos en menú (y luego hasta eso...). Aquí hay teclas para cada actividad, afortunadamente con las revisiones que se han hecho las han englobado en menús más cómodos y por si fuera poco, el juego cuenta con una aventura que te ayuda a aprender los comandos más básicos mientras te lanzas a morirte de hambre en medio de la nada.

Las habilidades son bastante complejas de entrenar, requiriendo tanto tiempo para subirlas de nivel en juego que muchas veces es mejor dejar que el personaje empiece ya con ella que entrenarla.

De las estadísticas del personaje ni hablamos. Son bastante invisibles dentro del juego y en la creación no está muy balanceado, si en la creación de personaje no dedicas tiempo a tomar la mejor opción, tomar lo primero que caiga casi siempre termina en un personaje inútil. Aunque los jugadores hardcore de esta onda recomiendan esto para una experiencia completa de juego.

Sistema y Combate

Un sandbox sin combate sería una casa de muñecas o una expansión de los Sim común y corriente, como lo quieran ver. Unrealworld usa un sistema bastante estricto para mantener el realismo. Todo influye en el estatus del personaje,  desde la cantidad de objetos que carguemos, las heridas, hasta la fatiga influirán en determinar cuan bien o mal realizará la tarea que ordenes. Puede ser bastante rudo, incluso cuando crees estar bien, casi siempre se  impondrá un penalizador que normalmente no baja del 10% en una buena tarde, pero no todo es tan malo como lo pintan,  de alguna forma esto hace que el juego adopte un cariz más estratégico y mortal.

Por ejemplo, en un combate te pegan primero y te hieren, el penalizador será de un 5% quiza 10% que sumado a los 10 que ya traes de cargar armas, ropa y comida entonces ya se vuelve un problema grave porque lo más seguro es que te saquen los sesos a hachazos antes de que te des cuenta que no planeaste bien la pelea. Aquí el dicho "el que pega primero pega dos veces" nunca fue más acertado.

Si ya malamente podías subsistir, ahora imagina que el personaje queda herido, enfermo y sin comida, todos esos penalizadores se acumulan. Para un nuevo jugador esto se vuelve una condena agónica que se extiende hasta que decidas darte cuenta de una vez que hay que volver a empezar con otro personaje.

Social
Este aspecto es el menos pulido del juego aunque a la fecha de este post, ya han integrado sistema de reputaciones y tareas diarias para el resto de los personajes en las aldeas. Sí, además de ti, hay otras tribus que están regadas aquí y allá y estas tienen sus asentamientos dentro de su territorio. Cada tribu tiene cualidades que los hace únicos pero en cuanto a interacción, es bastante simple.

Tiene un sistema de reputación en el que tu hazañas buenas o malas van pasando de boca a boca. Si ocurre algo importante como el avistamiento de un oso o mercader, te avisarán quién puede saber más del asunto, pero nada más. No hay mayor interacción ni muestras de una inteligencia artificial, si inicias un combate probablemente todos peleen a muerte a menos que los dejes lisiados y aún así, si están en clara desventaja, buscaran partirte la espalda en dos antes que huir por completo de la escena.

Vale la pena

Realmente es un juego entretenido. No será un Minecraft o Grand Theft Cow pero resulta divertido ir y sobrevivir en este entorno virtual, la mejor parte es que es gratis.
Puede ser descargado desde su página oficial en: http://unrealworld.fi/

No hay comentarios:

Publicar un comentario