14 de noviembre de 2010

Exceso de fanservice

Sora no otoshimono

He visto mucho anime, la mayoría bajo fórmulas tan repetitivas e inmensamente populares que me cuesta mucho pensar en algunas series de manera individual sin llegar a confundirlas. Esto me ha llevado a rechazar rotundamente cualquier anime que empiece con fórmulas harto gastadas, por ejemplo: “chico torpe pero bien intencionado conoce chica. ella en un principio lo odia, pero más tarde le tira el perro disimuladamente junto con un variado y a veces extraño grupo de chicas”. La anterior fórmula es solo una de tantas y varia muy poco de serie en serie llegando a mesclarse y adulterarse con otros. la receta que ocupa el tema de este post es el del anime fanservice, el sencillo y dulce acto de llenar una historia chafa con chicas lindas de pocas prendas sin justificación aparente, aderezado con tetas del tamaño de sandías y desnudos si los viejos censores lo permiten. 
 
El uso de está herramienta está muy extendida en el anime, algunas veces por tradición (casi obligación), como el siempre presente episodio en las aguas termales, en la bañera/regadera o la chica con minifalda que deja ver de más. En otros casos no se trata de algo tan inocente y se busca activamente agasajar el ojo del espectador para levantar un pobre rating que la aguada historia no puede mantener o venderte el costosísimo DVD con escenas extra más subidas de tono y algún pezón suelto aquí y allá pero que en esencia no aporta absolutamente nada. 
 
OnsenNo tengo nada en contra del fanservice como tal, solo me parece malo el abuso que se le ha llegado a dar al punto de que series enteras se construyen de manera burda en torno a las chicas que protagonizan la serie olvidando algo tan importante como la historia o el progreso de los personajes dentro de ella. Hay casos remotos en los que nos introducen a algo parecido a una trama, pero casi siempre se trata de excusas para mostrar cuerpo. Basta voltear a ver Kanokon, exponente perfecto de esta fórmula, serie que por algún motivo es popular entre chavas de nivel preparatoria/universidad; de manera resumida la historia trata de una zorra y una loba (literalmente) con superpoderes que van a la escuela y tratan de cogerse a un inocente crío que es su compañero de clases. 

No todas son así de obvias, hay series como Sekirei o Seikon no Qwaser que se esfuerzan por clavar de manera disimulada su retorcida historia que involucra chicas inocentes con poco pudor, pero igual a esas cuesta mucho tomarlas en serio. 
 
Las últimas temporadas me han demostrado que se han dado cuenta que no tiene caso contratar un guionista decente o adaptar un manga bueno si de todos modos solo verán la serie que enseñe más chicas tetonas y en cueros. Esto podría hablar de algún tipo de escasez de talento entre escritores con la capacidad de crear historias originales, por otro lado, también podría tratarse de un subproducto derivado de la crisis creado por las compañías que esperan cual alquimistas convertir mierda en oro con poco esfuerzo y dibujando bonito.
 
Para mí, no tiene caso ver una serie con una historia que se sustenta en mostrar a las protagonistas (o en el peor de los casos, protagonistas) en paños menores solo para deleitar la pupila, para eso mejor veo hentai, al menos ahí van directo al grano.
 

El fanservice no es malo, pero como la mayoría de los placeres en esta vida, todo con medida :D

1 comentario:

  1. AMEN....extraño los viejos animes con mas trama e historias originales

    ResponderEliminar