17 de octubre de 2010

Feliz cumpleaños Sobre 5 Cerros



Hace precisamente un año iniciaba mi proyecto personal Sobre 5 Cerros, blog personal en el que aún pretendo escribir de cosas que me gustan pese a que de las intenciones a la práctica aún haya un enorme trecho en el que se conjugan las ganas de escribir y la inspiración para hacerlo.




No era la primera vez que armaba un blog, ya tenia otro dedicado a los juegos de rol y temas afines pero el problema con que me topé fue que la tela se me acabó de inmediato y no encontraba de que escribir además de los pocos eventos especiales a los que asistía.

Así de rápido como inició, quedó en el abandono a pesar de que se tenían grandes planes. Dos meses después inicié este con la motivación principal de escribir por escribir. Tenía ganas de exponer mis ideas de cualquier tipo sin importar nada y de paso pulir mi oxidada capacidad para exponer ideas escritas.

Más tarde vino el obligado interés monetario cuando me vi contaminado por entradas de otros blogs en los que animan a monetizar estos espacios, fue como puse ads de google y post patrocinados de Zync con nulo éxito, al final me di cuenta que los anuncios se veían feos y  que no escribo tan a menudo por lo que decidí quitarlos.

Lo de publicar un post es toda una odisea. Al escribir una entrada siempre me topo con la misma pregunta ¿De qué escribir? Muchos blogueros hardcore recomiendan que te tomes tu tiempo para planificar una entrada y que escribas de lo que te gusta. Ok, tengo un montón de tópicos de los que podría hablar, la segunda pregunta fue ¿Cómo lo desarrollo? En eso me aviento las horas. A pesar de que ya noto cierta soltura aún no tengo una metodología a seguir para el desarrollo de una entrada y sumado a mis pobres clases de lectura y redacción, este asunto lo he tenido que ir viendo sobre la marcha experimentando con todo: preguntas y respuestas, diagramas, lluvias de ideas, qué se yo. Casi nunca le dedico el tiempo que se requiere, de ahí a que casi nunca postee nada de calidad (implicando que alguna vez he escrito con calidad).

Otro cuento fue el diseño, creo que fue cuando intente poner una plantilla nueva cuando de verdad aprendí como una etiqueta de html sin cerrar puede causar tantos problemas. Ya gracias a las posibilidades de personalizar una plantilla no ha hecho falta que trastee demasiado con el código fuente. Descubrí que no se trata solo de copiar y pegar.

De momento espero seguir con este blog y no descuidarlo tanto, aunque se termine convirtiendo en un espacio de reflexión en el que no se paren ni las moscas (¿¡más!?).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada